Etiquetas

IMG_0704

Ariel Montenegro

A veces la Luna se vuelve una excusa. Y se convierte a su vez en la palabra que te nombra o en el recuerdo glorioso que reflejaban las olas aquella noche en la que decidiste regalarme un beso.

Dicen los viejos, que va de incógnita por los caminos que transitan los amantes para robarles en un descuido su brillo de estrellas. Así, a base de hurtos, alimenta su blancura.

Aquella noche florecía llena.

Anuncios